Casi un centenar de agricultores solaneros acudieron a una jornada informativa sobre las medidas legales establecidas ante la vendimia que se echa encima

A pocos días de la generalización de una campaña que ya cosecha las variedades tempranas, la hora de la verdad ha llegado.El desafío es grande y extremar la precaución parece la única medicina efectiva ante una vendimia que este año no pone el foco en cantidades ni grados.

La razón es obvia. Por eso, casi un centenar de agricultores solaneros acudieron a una jornada informativa sobre las medidas legales establecidas ante la vendimia que se echa encima.

La preocupación es mucha y las dudas no faltan, cosa que se pudo comprobar durante esta charla, celebrada en el auditorio de la Casa de Cultura, gracias a la iniciativa de Asesores La Solana, Cooperativa Santa Catalina e Ítem Prevención.

En declaraciones previas a la prensa, Francisco García-Abadillo, de Asesores La Solana, insistió en que “es importante que los agricultores sepan las medidas que hay que tomar en materia de jornada laboral, transporte de uva, descarga, almacenaje y demás”.

El principal quebradero de cabeza es pensar en un posible brote y qué hacer si llega. “En el momento que tengas un trabajador con el Covid, el problema es evidente”, argumenta. Por tanto, es clave saber cómo actuar, aunque lo más importante es la prevención. “Lo que hay que intentar es que no surjan los contagios, por eso es tan importante seguir las medidas de seguridad, aunque la verdad es que van a ser jodidas [sic]”, admitió.

El jueves pasado se publicó la orden que especifica el protocolo a seguir. Una suerte de guía que informa al empresario y al trabajador sobre sus deberes durante los días de cosecha, tanto en el tajo como en el comportamiento previo y posterior a la jornada laboral.

Agustín Olmedo, de Ítem Prevención, reconoce sin tapujos una premisa: “será muy difícil que no haya ningún brote”, de ahí la importancia de prevenirlos. Y ahí entra también la salubridad de los alojamientos, que los empleadores están obligados a facilitar a los temporeros de fuera. “Es una vendimia especial, pero somos el viñedo más grande del mundo y tenemos que estar bien informados y asesorados”.

La Cooperativa Santa Catalina será, de largo, el destino de mayor trasiego de vehículos durante la vendimia en La Solana. Su presidente, Pedro José Martín-Zarco, asegura que la instalación se ‘empapelará’ de carteles informativos y pedirán al socio minimizar en lo posible el contacto con otras personas.

“Intentaremos que se bajen lo menos posible del tractor y que la descarga la haga nuestro personal, que irá perfectamente protegido”. La zona de pesaje de remolques estará separada de la tienda, a la que solo se podrá acceder por la puerta principal de la calle Peñarroya.

Según el presidente, “son medidas de sentido común”. “Tenemos que seguir el protocolo que nos marca la ley, que hay que cumplir queramos o no”.

Fuente: https://www.lanzadigital.com/provincia/la-solana/los-agricultores-solaneros-expectantes-ante-una-vendimia-que-supone-un-desafio/