Agustín Olmedo, gerente y director técnico de ÍTEM Prevención se apoya en los datos de la Red de Vigilancia Epidemiológica que señalan que hay más riesgo de contagio en el entorno doméstico que en el laboral.

Este 1 de septiembre se ha producido la vuelta al trabajo de buena parte de los asalariados tras las merecidas vacaciones de agosto. La vuelta de este año es la más extraña de las últimas décadas, marcada por la pandemia del COVID. En ‘La Ventana de Castilla-La Mancha’, el gerente y director técnico de ÍTEM Prevención, Agustín Olmedo, ha explicado que para muchos el regreso a su puesto de trabajo vendrá marcado por una reincorporación tras meses sin pisar una oficina por el teletrabajo. Cuando estos se reincorporen, deberán adoptar rutinas diarias como un lavado más frecuente de las manos, el uso de la mascarilla o el distanciamiento de los compañeros.

Estas tres son las principales recomendaciones que por norma general deben aplicarse en nuestro día a día laboral. El gobierno emitió hace unos meses una guía de recomendaciones que debía de ser el punto de partida a la hora de que cada empresa elaborase su propio protocolo COVID. A partir de ahí, hay tantas particularidades como empresas, porque no es lo mismo por ejemplo una oficina que una fábrica. En las primeras, el teletrabajo puede llevarse a cabo; mientras que en las segundas no. Y en muchas fábricas se puede garantizar más la separación física entre trabajadores, aunque esto no necesariamente tiene que producirse en todas.

Una pregunta que se hacen algunos trabajadores es si hay que hacer cuarentena a la hora de incorporarse al centro de trabajo si volvemos de vacaciones. Cuarentena como tal no hay que guardar porque no hay establecida ninguna medida de este tipo. Sí que hay que procurar controlar nuestros contactos si hemos estado fuera de nuestra ciudad de trabajo.

Escucha la entrevista con el experto en riesgos laborales: